Contáctanos

INVESTIGACIÓN

Cartel de corrupción: Federico Gutiérrez tiene a su servicio al uribismo antioqueño

Publicado

el

Facebook
Twitter
Instagram
Whatsapp
Follow by Email

Antioquia ha sido una región caracterizada por su afinidad con la derecha. Durante los últimos 25 años, su capital Medellín, ha sido gobernada por alcaldes representativos de esta corriente política, exceptuando el alcalde Daniel Quintero. Entre los alcaldes del uribismo tenemos algunas figuras como Federico Gutiérrez, Anibal Gaviria y hasta el mismo Álvaro Uribe Velez, quien como parece, ha manejado los hilos de la política o politiquería antioqueña. 

Entre escándalos, investigados y sancionados, Uribe Vélez ha creado en Antioquia una red de políticos en todas las esferas y con todo tipo de influencias, lo que ha aportado a mantener su poderío en la región. 

En el círculo cercano a Uribe se encuentran caciques, condenados por parapolítica, acusados de corrupción, entre otros…

Si hablamos del círculo cercano de Uribe tenemos que referirnos a sus inicios en la política nacional, ya que este personaje desde 1980 a 1982 fungió como Director de la Aeronáutica Civil periodo en el cual fue altamente cuestionado por otorgar más de 200 licencias que estaban relacionadas con aeronaves o pistas del Cartel de Medellín. 

Además, durante sus 18 meses en este cargo, suscribió un contrato de forma irregular con el gerente de la administración de Turbay y la firma Colasesores que generó un detrimento patrimonial de $43 millones de pesos de esa época. 

En 1982, Álvaro Villegas designó a Uribe como alcalde de Medellín. Villegas, fue llamado a interrogatorio por Hidroituango y fue el constructor del edificio Space que dejó 12 muertos y 30 heridos tras su desplome, así como cientos de damnificados que, a la fecha, no han sido reparados.

Uribe en el cargo de Alcalde de Medellín, duró solo 4 meses ya que fue destituido por el presidente Belisario Betancur debido a sus nexos con el narcotráfico y su parentesco con los Ochoa. Según los registros de la época, Alberto Uribe y Álvaro Uribe tenían negocios, fincas, actividades y parentesco con los narcotraficantes Ochoa. 

Lea también: 

Álvaro Uribe es el único alcalde de Medellín que ha sido destituído

El hijo de Villegas, Mauricio Villegas Mesa fue designado como secretario de Hacienda de la gobernación de Luis Alfredo Ramos de 2008 a 2011. Ramos fue condenado por la Corte Suprema de Justicia por los delitos de concierto para delinquir con la finalidad de promover grupos armados ilegales, es decir, paramilitarismo desde el Congreso o parapolítica. Ramos, quien es muy cercano a Uribe Vélez, ha tejido aliados importantes en la región, por lo que algunos lo consideran como la cabeza de un clan político.

Entre sus aliados está su hijo Alfredo Ramos Maya, concejal de Medellín involucrado en los Panamá Papers como creador de la sociedad Kirtland Holding SA, una empresa radicada en Panamá desde 2013. Asimismo, se encuentra la Representante Margarita Restrepo, quien tuvo lideres de su campaña imputadas por los delitos de estafa agravada y corrupción al sufragante por la compra de votos. Actualmente esta investigación está abierta pero sin mayores avances.

César Eugenio Martínez es la cabeza de un grupo político con fuerte incidencia y amplia trayectoria en el norte de Antioquia, este en 2020 perdió la investidura por una semana, aunque no se especificaron las razones y Óscar Darío Pérez Pineda, quien ha sido altamente cuestionado por considerarlo “atornillado al poder” ya que ha vivido toda la vida del Estado, siendo representante a la Cámara en los periodos de 1998-2002, de 2014 a 2022 y senador de 2002 a 2010. 

Otro aliado del clan Ramos es Juan Camilo Restrepo quien fungió como defensor de las Convivir, cooperativas fachadas creadas como “legalización” del paramilitarismo en la región del Urabá. Restrepo, también ha negado que las convivir tuvieran relación con el paramilitarismo, pero ya está comprobado que sí, incluso hay varios representantes legales de estos grupos condenados por la justicia

Otro de los aliados de Uribe y Gutérrez es el clan de los Suárez Mira, conformado por Óscar Suárez Mira condenado por recibir dinero de paramilitares para financiar sus dos campañas políticas al Congreso de la República. Olga y César, quien fue destituido y detenido por falsedad en documento privado y falsedad ideológica en documento público, han sido aliados de Federico Gutiérrez de años atrás, por esto y teniendo en cuenta que pertenecen al partido Conservador, se puede afirmar que este clan también apoya al candidato paisa.  

De 1995 a 1997, Uribe se posesionó como gobernador de Antioquia. De 1995 a 1997, aquí tuvo como secretario privado a Ruben Darío Quintero, condenado por parapolítica tras comprobarse sus nexos con el Bloque Elmer Cárdenas de las Autodefensas Unidas de Colombia. Quintero es padre del representante a la cámara Esteban Quintero Cardona, reconocido uribista que ha votado varias iniciativas y mociones que favorecen los intereses del Gobierno Nacional, del partido Centro Democrático y de personajes implicados en corrupción.

Esteban Quintero hoy, al igual que su bancada del Centro Democrático, le hace campaña a Federico Gutiérrez. 

Otro asesor de Uribe durante su gobernación (de 1995-1997) fue José Obdulio Gaviria, primo del narcotraficante Pablo Escobar Gaviria, fundador del Cartel de Medellín. Gaviria Tiene 2 hermanos que también han vivido de las arcas del Estado: Luis Mario Gaviria, quien fue nombrado por Uribe como coordinador de la Dirección de prosperidad social en Urabá y Jorge Gaviria quien fue contratista de Medellín en 2006. Los dos hermanos de Gaviria estuvieron presos en Estados Unidos por narcotráfico. 

José Obdulio Gaviria fue el tutor de la reconocida uribista Paola Holguín, quien es hija de Frank Holguín investigado en los 90’s por testaferrato de bienes de Pablo Escobar. Holguín ha trabajado desde sus inicios hombro a hombro con Uribe, tanto así que fue asesora durante su presidencia en 2003, 2008, 2009 y 2010. 

Holguín también trabajó con Federico Gutierrez, cuando este era conferencista internacional y profesor de la política de seguridad democrática de Uribe, la cual dejó al menos 6.402 muertes de civiles en los denominados falsos positivos entre 2002 y 2008, bombardeos contra civiles y masacre a manos de la Fuerza Pública. 

Holguín hace parte del clan político “Los Paolos” conformado también por Juan Fernando Espinal, Verónica Arango y Simón Molina. Este clan ha sido cuestionado por clientelismo y corrupción en los últimos meses. 

Molina es aliado de Aníbal Gaviria, quien pertenece al clan de los Valencia Cossio y está investigado por procesos irregulares en contratación. Este clan está rodeado de escándalos de corrupción y paramilitarismo. Empezando por el ex fiscal Guillermo Valencia Cossio quien fue condenado a 15 años de cárcel por los delitos de concierto para delinquir agravado, enriquecimiento ilícito y falsedad por sustracción, supresión y ocultamiento de documento público.

La Corte Suprema de Justicia encontró que Valencia Cossio, hermano del entonces Ministro del Interior, Fabio Valencia, desarrolló fuertes nexos con el paramilitarismo y puso la seccional de fiscalías de Antioquia al servicio de las estructuras criminales y narcotraficantes de “Don Mario” y del “Indio”. Valencia Cossio ha sido históricamente aliado de Uribe Velez y hoy apoya a Federico Gutiérrez.  

Un gran aliado de Uribe en sus inicios fue el cacique Liberal Bernardo Guerra Serna, quien se vio salpicado en escándalos como la supuesta amenaza de muerte a un periodista, también causó revuelo al proponer el diálogo entre Gobierno y narcotraficantes por lo que EE.UU. le negó la visa. Además, en 1991 debió explicarle al país el esquema de financiamiento del Directorio Liberal que presidía, por medio de descuentos voluntarios por nómina a funcionarios del Seguro Social. Y como si fuera poco, Guerra no votó la retroactividad de los proyectos de extradición y de extinción de dominio (en ambas votaciones se ausentó).

Guerra Serna era el padre de Andrés y Bernardo Guerra Hoyos quien perdió su investidura como concejal de Medellín por sobrepasar los topes de financiación de su campaña en 2015 y por tráfico de influencias al tratar de utilizar su puesto en el congreso en favor de su hija.

Los Guerra Hoyos, han formado un clan político y económico cuestionado por presuntamente enriquecerse con contratos gestionados desde sus puestos públicos, en total se puede encontrar alrededor de 23 contratos por una suma que asciende a los 800 millones de pesos.

Lea también: 

Clan Guerra Hoyos ganaba más de 80 millones mensuales gracias a la corrupción en el Concejo de Medellín

Como aliados recientes de Uribe en Antioquia, tenemos a Óscar Pérez quien recibió el aval del Centro Democrático para la lanzarse a la alcaldía de Bello en 2019, pero no hay que olvidar que Pérez está siendo investigado por los delitos de concusión, cohecho, prevaricato y celebración de contratos sin el lleno de requisitos legales en su primera Alcaldía de 2008-2011. Actualmente Pérez porta un brazalete electrónico de detención del Inpec como fue ordenado por un juez de la República en 2019.

Facebook
Twitter
Instagram
Whatsapp
Follow by Email

Facebook

CARICATURA

TENDENCIAS