Contáctanos

PRONTUARIO

El prontuario de Luis Alfredo Ramos Botero

Publicado

el

Facebook
Twitter
Instagram
Whatsapp
Follow by Email

El historial delictivo de Luis Alfredo Ramos Botero es tan largo como su trayectoria en la política, en este, podemos encontrar, desde su condena por parapolítica, hasta la celebración indebida de cuantiosos contratos con la empresa en donde laboraba su hijo mayor, Alfredo Ramos Maya, siendo él, Gobernador de Antioquia.

Inició en la política nacional en 1982, como Representante a la Cámara por Antioquia y fue elegido Senador de la República de 1990 a 1991, curul a la que renunció para postularse a la Alcaldía de Medellín, en la que fue elegido en el periodo de 1992 a 1994. Luego de ser designado como Embajador de Colombia ante la OEA, por el presidente Andrés Pastrana, en el período de 1998 a 2001, se posicionó nuevamente como Senador de la República en el período de 2002 a 2006. Luego de esto, fue gobernador de Antioquia de 2008 a 2011, en este último año la Corte Suprema de Justicia decide abrir una investigación a su nombre por nexos con la parapolítica.

Ramos Botero y sus nexos con la parapolítica

En la investigación adelantada por la Corte Suprema de Justicia, en donde declararon responsable a Luis Alfredo Maya por el delito de concierto para delinquir con la finalidad de promover grupos armados ilegales, se pudo establecer que la estrecha relación de Ramos las organizaciones paramilitares “fueron actos planeados que se gestaron a través de las distintas reuniones consolidadas durante varios años a partir de 2001, conforme lo dieron a conocer los testigos de cargo analizados”.

Entre tanto, como lo estipula la sentencia de la Cote, Ramos Botero “recibió apoyo económico y en votos en las campañas que adelantó aspirando al Senado de la República y a la Gobernación del Departamento de Antioquia, a cambio de promover a las AUC durante el ejercicio de sus funciones una vez elegido, como realmente ocurrió cuando se desempeñó como senador, hechos que tuvieron ejecución entre 2001 y 2007”.

Además, la Corte Suprema de Justicia pudo comprobar que, Luis Alfredo Ramos habría adquirido compromisos con Vicente Castaño, exlíder paramilitar, a través de Iván Botero Duque, para hacer uso de su liderazgo en el Congreso de la República para que la Ley de Justicia y Paz les fuera más favorable. Esta denuncia fue confirmada por el también paramilitar Pablo Hernán Sierra.

Hay que recordar que, Diego Fernando Murillo alias “Don Berna”, afirmó que las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) apoyaron distintas campañas políticas y aunque no estableció la de Ramos como una de estas, 5 testigos aseguraron que el exgobernador de Antioquia recibió recursos de financiación para los comicios del 2002 y el 2007.

Según la fiscalía, Luis Alfredo Ramos tendría vínculos con Freddy Rendón Herrera, alias “El Alemán”, comandante del bloque Elmer Cárdenas de las AUC. También, se podría vincular a Ramos Botero con el narcotraficante Juan Carlos ‘El Tuso’ Sierra, en hechos que habrían ocurrido en el 2002 cuando era senador de la República.

Del mismo modo, José Raúl Mira, exintegrante del Bloque Metro y luego del ‘Cartel de la Gasolina’, señaló que entre 2000 y 2003 Ramos Botero tuvo nexos con las AUC, ya que él mismo fue enviado al oriente antioqueño por los jefes máximos de esta organización criminal para gestionar las negociaciones.

Otra arista alarmante que surgió en este caso fue el asesinato del testigo Carlos Enrique Areiza, el cual afirmó los vínculos de Luis Alfredo Ramos con grupos paramilitares. Este hecho sucedió cuando la Fiscalía en cabeza de José Umbarila, fiscal de la Unidad de Falsos Testigos, llegó a un preacuerdo con la defensa para concederle casa por cárcel a cambio de que reconociera que era falso su testimonio en contra de Ramos Botero. Cabe señalar que, Carlos Areiza ya había declarado ante la Corte Suprema que esta retractación se había producido bajo la presión de Luis Gustavo Moreno y Leonardo Pinilla, abogados de Luis Alfredo Ramos.

También es importante recordar las innumerables jugaditas que realizó la defensa de Luis Alfredo para embolatar el proceso que incluyen los múltiples ataques al Magistrado Ariel Torres para que se apartará del caso y a que éste se intentó apartar del caso para que no recayera un manto de duda sobre el proceso, solicitud que fue negada, y que llevó al fallo en primera instancia de una condena por parapolítica es de casi 95 meses de prisión, una orden de pagar una multa de $7 mil millones e inhabilidad vitalicia para ser funcionario público.

Implicación en Hidroituango

El exgobernador de Antioquia, también se encuentra entre las 26 personas naturales y jurídicas que la Contraloría Delegada para Investigaciones Especiales Contra la Corrupción, ha señalado como responsables fiscales en el caso de Hidroituango. Estos actores, entre los que figura el precandidato presidencial Sergio Fajardo, Fabio Alonzo Salazar, ex alcalde de Medellín, Juan Esteban Calle Exgerente de EPM, entre otros son acusadas de detrimento patrimonial por 4,3 billones debido a las demoras y sobrecostos que se presentaron en la construcción de la hidroeléctrica.

Como consecuencia de esta sentencia, el primero de octubre de 2020, en el marco de las investigaciones de los responsables por las fallas en la construcción de la hidroeléctrica, el Grupo Búsqueda de Bienes Unidad Nacional e Internacional de Prevención, Investigación e Incautación de Bienes de la Contraloría encontró dos cuentas de Luis Alfredo Ramos, a las cuales se les decretó el embargo y retención de dinero, por valor de 4.230.000.000.000 de pesos, lo curioso aquí es que esta fortuna apareció involucrada en los Panamá Papers.

El legado de corrupción

Luis Alfredo Ramos Botero tiene dos hijos, Alfredo y Esteban Ramos Maya. Su hijo mayor y sucesor político, Luis Alfredo Ramos se ha visto envuelto en diversos escándalos, como lo fue la celebración de contratos millonarios entre la empresa en la este se desarrollaba como Gerente de la Unidad de Negocios de Grandes Formatos, Tronex S.A con la Gobernación de Antioquia y la Fábrica de Licores de Antioquia mientras su padre era Gobernador.

A la lista se suma, la agresión verbal a Claudia López (la cual fue una de las primeras en denunciar los nexos de su padre con la parapolítica), su defensa al Exministro Andrés Felipe Arias por el caso de Agro Ingreso Seguro, su relación con Panamá Papers, la revocatoria al expresidente Juan Manuel Santos, y actualmente su liderazgo en la revocatoria de Daniel Quintero, actual alcalde de Medellín y con el que perdió las elecciones.

Su hijo menor, Esteban y su esposa Alexandra Rodríguez, también están siendo investigados por al imputarles el delito de Cohecho, tras descubrir que estos compraron un tiquete de avión para el fiscal José Umbarila, encargado de investigar al testigo Carlos Areiza (asesinado) por presuntamente haber mentido en su testimonio, contra el exgobernador Luis Alfredo Ramos, en el caso de nexos con la ‘parapolítica’.

Además, Esteban puso a disposición del fiscal un vehículo con chofer para que este se movilizará tranquilamente en Medellín. Cosa que a todas luces es ilegal e inapropiada ya que el funcionario recibió dádivas de un interesado del proceso.

Es entonces que la familia Ramos, la cual se encuentra en el desarrollo de cargos públicos hace años sigue utilizando a las instituciones a su acomodo, desangrando económicamente al estado e impulsando dos de los más grandes males de Colombia: la parapolítica y la corrupción. Adicional, con el prontuario delictivo posan como dueños de la moral y el correcto uso de los recursos públicos, de los cuáles no solo se acostumbraron a vivir sino que lo han hecho ilegalmente.

Facebook
Twitter
Instagram
Whatsapp
Follow by Email

Facebook

CARICATURA

TENDENCIAS