Contáctanos

MEDELLÍN

Hubo marchas contra la “cédula eléctrica” y el “adoptrinamiento”

Publicado

el

Facebook
Twitter
Instagram
Whatsapp
Follow by Email

Las marchas de este 26 de septiembre dejaron varias claridades para algunos líderes políticos. Una de ellas que el uribismo piensa aplicar una estrategia basada en falsedades, que no están dispuestos a abandonar el poder, que su capacidad de manipulación parece seguir intacta entre un sector minoritario de la población y que los medios de comunicación están a la orden del dictamen de la extrema derecha, para convocar y para “cubrir”.

Además, quedó claro que no se trató de una marcha informada y una masa crítica de personas, sino que fue la materialización de una estrategia de mentira y manipulación que viene creciendo y que se expresó en las calles con muchas de las personas que salieron a movilizarse.

En Medellín fue tal vez la movilización de la derecha más grande que en el país, sin embargo sus números se alejan de lo que podría ser una “recuperación” del uribismo, sino que más bien fue una prueba de fuego para que la manipulación mediática midiera su fuerza.

Los ejemplos de las personas que salieron a marchar sin saber por qué lo hacían o llevados por emociones son abundantes. Una persona salió a marchar para que reviviera Carlos Castaño, otra en contra de la “cédula eléctrica”, otra en contra del “adoptrinamiento” pero muy pocos salieron por motivos reales o sustentados en hechos reales del gobierno Petro.

Así las cosas, lo que está funcionando no es la oposición sino la maquinaria de manipulación que fue la que hizo que las personas salieran a las calles.

Facebook
Twitter
Instagram
Whatsapp
Follow by Email

Facebook

CARICATURA

TENDENCIAS