Contáctanos

OPINIÓN

Ingrid Betancourt: la candidata presidencial más desconectada de Colombia

Publicado

el

opinion
Facebook
Twitter
Instagram
Whatsapp
Follow by Email

Por: Felipe Burbano

Tal parece que la candidata presidencial Ingrid Betancourt, debate tras debate, muestra que no está preparada para afrontar los retos actuales que atraviesa Colombia. Ingrid, se presenta a los debates desconectada de la realidad del país, sin propuestas, sin argumentos para debatir y con un discurso que no trasciende de dos palabras, “las maquinarias” y “la corrupción”.

Pues bien, estamos de acuerdo que la corrupción es un problema que carcome a Colombia desde hace años, por ende es urgente combatirla, pero este no es el único reto de Colombia, sino también la calidad de la educación, la pobreza, el desempleo, el medio ambiente, entre otros.

Solo bastan algunas respuestas de Betancourt para demostrar que no está preparada para afrontar la presidencia de Colombia.

La primera de estas fue cuando los panelistas preguntaron sobre las propuestas que tenían los candidatos en materia de salud, Ingrid Betancourt se mostró dispersa y sin una propuesta integral que solucione a fondo los problemas del sistema actual, además diseñó su propuesta excluyendo a los hombres, niños y adultos mayores, centrándose exclusivamente en las mujeres.

“Nosotros vamos a llevar la salud donde está ausente el Estado, vamos a permitirle a los colombianos que viven en la extrema pobreza de poder acceder a la mejor salud y ¿cómo lo vamos a garantizar? dándole a los médicos una remuneración acorde con su trabajo, no vamos a hacer de la salud un negocio vamos a hacer de la salud un servicio, un servicio en particular para las mujeres colombianas, porque las mujeres colombianas son las que más necesitan apoyo, las que más necesitan que cuando se acercan al sistema de salud no tengan que pasar por 80 trámites y que finalmente cuando se les haga el diagnóstico no las hagan esperar”.

Guiados por la respuesta de Ingrid Betancourt, se le preguntó cuál sería el salario ideal de un médico a lo que la candidata no supo responder, y aludió la respuesta diciendo que eso después se veía. Lo que llama la atención es ¿cómo anuncia una política para “darle una remuneración acorde a su trabajo” si ni siquiera sabe cuánto ganan en promedio los médicos?

Otra gran decepción para los oyentes fue cuando los panelistas le dieron la oportunidad a Petro para que este le hiciera una pregunta a Betancourt a lo que el candidato le pregunta qué es ‘democratizar’ para ella, ante esto la candidata responde:

“Democratizar es cumplir con la Ley democrática en el que los colombianos tienen sus derechos y los defienden pero no es un subterfugio para tratar de esconder prácticas que son autoritarias y dictatoriales”. Ante las réplicas de Petro, Betancourt optó por decir “ya yo te respondí, ahora me toca a mi preguntarle a Fico”, es decir, no tuvo más argumentos para sustentar es respuesta que está muy alejada de la realidad ya que, según la RAE democratizar es “hacer democrático un país, una sociedad, una ley, una institución, etc”.

En materia energética, protección del medio ambiente y la transición a energías limpias la candidata tampoco mostró propuestas concretas. Es más, en su discurso se pudo ver cómo confundió los términos exploración y explotación de petróleo.

Según la candidata, se estaría declarando “la quiebra” de Ecopetrol si se detiene la exploración de petróleo, en cambio una forma para mantener la productividad de esta empresa es vender “petróleo verde”, siendo ineficiente para afrontar los retos del cambio climático.

La conclusión del debate fue que, Ingrid Betancourt es una candidata sin argumentos para debatir, sin propuestas, y pérdida de la realidad nacional. Su discurso se limita a una cantaleta cansona con el tema maquinarias y ataques personales. Además, no sale del discurso de la víctima tratando de restarle a Petro y al Pacto.

Facebook
Twitter
Instagram
Whatsapp
Follow by Email

Facebook

CARICATURA

TENDENCIAS