Contáctanos

INVESTIGACIÓN

Los silencios selectivos por parte de las empresas del GEA

Publicado

el

Facebook
Twitter
Instagram
Whatsapp
Follow by Email

Este fin de semana se conoció una columna de opinión de Germán Vargas Lleras, en la que hizo contundentes revelaciones sobre los negocios de las empresas del GEA, que solamente han beneficiado a sus directivos y no a los accionistas de los grupos Sura, Nutresa y Argos.

Ante los cuestionamientos públicos se conocieron los comunicados en los que dichos grupos reaccionaron a la columna del líder de Cambio Radical, pero en ninguno de ellos mencionaron los temas claves planteados por el político.

La flota de aviones privada que se creó con dineros de todos los socios pero solo le sirve a los directivos

Uno de ellos es acerca del uso de la flota de aviones privada, al servicio de los directivos de las empresas. Se trata de Interejecutiva de Aviación que administra las aeronaves en las que se transportan los directivos de los grupos y que usan a su discreción sin que los costos y los beneficios sean conocidos por las asambleas, pues dicha empresa se creó con dineros de los socios pero como entidad independiente, al parecer, para no tener que rendir cuentas.

La empresa, creada en 2008 es gerenciada por Claudio Bravo y durante la pandemia del COVID19, registró una reducción del margen neto de ganancias es más del 23% según lo han informado algunos medios de información nacionales.

La flotilla de Interamericana cuenta con 8 aeronaves, como la Challenger 300, con un valor superior a los US$25 millones, que está al servicio de los “ejecutivos” del GEA, quienes los usan para su propio beneficio. Además los directivos, para sus vuelos personales tienen diversas opciones para escoger: El Beechcraft King Air 350 para 9 personas y velocidad de 575 km/h o el Bombardier Challanger 300 para 9 personas con velocidad de 850 km/h y el Embraer Phenom 300E para 9 personas y con velocidad de 800 km/h.

Vale recordar, que entre otras cosas, esos mismos directivos intercambian puestos como si se tratara de fichas de apostadores, pues pasan de una a otra junta directiva sin que medien decisiones por parte de los accionistas o los antioqueños que son a quienes dicen pertenecer. Sobre este punto nada se dice en los comunicados publicados después de la columna de opinión de Vargas Lleras

Los millonarios bonos de retiro de sus directivos

Aunque ya era una situación conocida, los millonarios bonos de retiro de los directivos de las empresas que hacen parte del GEA también implicarían una pérdida para los accionistas minoritarios y no tienen explicación alguna, ni en los comunicados, ni en los estatutos de las empresas.

Se supo que David Bojanini, expresidente de Sura, se retiró con un bono de alrededor de 25 mil millones de pesos, que no se sustenta en su gestión, pues durante su época como directivo. “En plata blanca, las tres ‘holdings’ del sindicato, es decir, Sura, Argos y Nutresa, valían en 2011, 27.000 millones de dólares y llegaron a valer 7.000” aseguro el ex político.

Dicha bonificación se definió en un comité que debería ser independiente, sin embargo fue definida por un comité compuesto por tres personas, dos de las cuales fueron Jorge Mario Velásquez, presidente del Grupo Argos, y Carlos Ignacio Gallego, presidente del Grupo Nutresa lo que es considerado otro de los típicos enroques en el que “tú me ayudas, yo te ayudo”.

En conclusión, las empresas del GEA tienen mucho por explicar aún a sus accionistas y a los antioqueños que dicen representar y para quienes supuestamente se generan las “riquezas” que a este punto serian gastos.

Facebook
Twitter
Instagram
Whatsapp
Follow by Email

Facebook

CARICATURA

TENDENCIAS