Contáctanos

INVESTIGACIÓN

Medellín se llenó de víctimas de las constructoras ante la mirada silenciosa de ex alcaldes de turno

Publicado

el

Facebook
Twitter
Instagram
Whatsapp
Follow by Email

Según diversas investigaciones son por lo menos 17 estructuras de edificios que están en riesgo en Medellín, todas ellas construidas en la década anterior y licenciadas entre 2007 y 2012. Algunas de las constructoras inmersas en los escándalos y que en varios casos deberían devolver los dineros que las familias invirtieron son Lérida CDO, Covin S.A y Alsacia BDO.

Los alcaldes, el concejo, la academia no hicieron nada por las víctimas y tampoco por frenar las irregularidades, ahora en 2022 se comienzan a atender algunas emergencias pero la crisis podría crecer pues los problemas múltiples no se atendieron a tiempo.

Los políticos tras las constructoras

El caso de Lérida CDO, que es propiedad de Álvaro Villegas, parece ser el más claro y el que demostraría que hay intereses políticos y económicos que han facilitado los gobiernos de Medellín, pues Villegas fue el impulsor inicial de la vida política de Álvaro Uribe, pues fue quien postuló su nombre para que Belisario Betancourt lo nombrara en el cargo del que después fue destituido por sus nexos con el narcotráfico.

A Lérida CDO, se le atribuye la responsabilidad penal por la muerte de 12 personas en el colapso del Space y ahora está comprometido en la “calamidad pública” declarada para el complejo “Continental Towers” que podría ser demolido por las fallas que presenta y que podrían ser estructurales.

Un dato no menor es que en un informe de la Procuraduría se denunció que en el proceso de la construcción se cometieron 10.678 errores consistentes en violaciones a la normatividad técnica de sismorresistencia y por ello hay serios cuestionamientos sobre la curaduría urbana que estuvo a cargo de la revisión de las especificaciones legales de este tipo de construcciones.

Las curadurías urbanas sin control de las administraciones de Salazar y Gutiérrez

La labor de la Curaduría Urbana 2 de Medellín es altamente cuestionada y podría implicar nuevos riesgos, pues se tejen dudas sobre las demás construcciones que han sido autorizadas por el mismo curador, pues se pudo incurrir en prácticas ilegales.

El 31 de octubre de 2013, solicitaron abrir una investigación sobre las actuaciones del curador Segundo, Carlos Alberto Ruiz. Esto basado en posibles errores o insuficiencias en la evaluación de los diseños estructurales para el otorgamiento de la licencia de las urbanizaciones Space y Continental Towers, pero no se hizo seguimiento a la solicitud y por consiguiente no se supo cómo se logró la autorización y a cuáles firmas constructoras o con qué intereses políticos y económicos se autorizaron dichas edificaciones.

Carlos Alberto Ruíz, curador de Medellín responsable

Alcaldes ciegos ante la crisis de las familias víctimas de las constructoras

Otra de las dudas que surgen de todo este proceso es en cuanto al papel de los alcaldes de Medellín que debieron hacer seguimiento a las denuncias de las familias afectadas, incluso demandas que fallaron a favor de las víctimas en contra de las constructoras no encontraron acompañamiento de las administraciones de Alonso Salazar y Federico Gutiérrez.

En el caso de Gutiérrez en 2018, las 70 familias demandaron a la constructora y al ingeniero estructural a cargo de la obra, Jorge Aristizábal, quien también diseñó los edificios Space, los cuales se derrumbaron y tuvieron un saldo de 12 vidas perdidas.

En el Continental Towers la situación no fue diferente, desde 2013 las familias siguen pagando administración pero la constructora no se hizo cargo de la vigilancia lo que ha facilitado que el edificio se literalmente desvalijado. ¿Por qué la administración municipal no hizo nada?

En el caso de Kampala, otro edificio que presentó fallas en su estructura y tuvo que ser evacuado. 75 familias que salieron de sus casas  no han recibido ninguna reparación ni ayuda para sus arriendos. Mientras tanto Ingecom y Asfalto & Hormigón, no hace nada para que el edificio pueda ser repotenciado y la Alcaldía de Gutiérrez no se dio por enterada.

Incluso en 2019, el mismo diario El Colombiano, reportó que habían por lo menos seis edificaciones con altos riesgos, pero no se responsabilizó por ello a la administración distrital que debió atender las emergencias. ¿Por qué no lo hizo?

Por qué las constructoras siguen campantes sin responder a sus víctimas

Alsacia BDO, Lérida CDO, Covin S.A, Ingecom y Asfalto & Hormigón han provocado daños casi que irreparables a cerca de 1000 familias desde el 2008, sin embargo, hasta el momento y ante la vista de por lo menos 4 administraciones de Medellín, no se ha hecho nada por los afectados y solamente hasta ahora se declara calamidad pública que tendrá que ser atendida con dineros públicos no previstos en el Plan de Desarrollo.

Lastimosamente, las constructoras no son los blancos del control del Concejo Distrital que tampoco ha hecho nada, a pesar de que hay concejales “eternos” que también han pasado de largo ante la mirada atónita de las víctimas de las constructoras de Medellín y ante el silencio cómplice de los ex alcaldes que aseguran estar preocupados por la ciudad en manos de Daniel Quintero.

Facebook
Twitter
Instagram
Whatsapp
Follow by Email

Facebook

CARICATURA

TENDENCIAS